Viaje a Escocia. 21-1-18

Cinco días en Escocia.

Castillo de StirlingA las 8 estábamos desayunando. Los días en esta época del año son muy cortos. Amanece a las 8 y media y a las 4 y media de la tarde ya es casi de noche. El desayuno estaba en la primera planta del hotel. El plan del día era visitar Stirling en nuestro camino a Edimburgo. Por cierto que un escocés diciendo Edimburgo no te puedes imaginar cual lejos está de como tú lo puedas pronunciar, bueno, por lo menos en mi caso, aunque después de escucharlo si es fácil repetirlo. Bueno que me enrollo, en Stirling queríamos ver su famoso castillo y el lugar donde tuvo lugar la victoria de los escoceses contra los ingles en 1207 y que Mel Gibson hiciera tan famosa con su película Braveheart. Lucharon 25.000 ingleses contra 7.000 escoceses. Con el cuidado que las condiciones meteorológicas exigían conduje hasta Stirling. Estaba todo muy bonito con la capa blanca que la nieve había dejado el día anterior. La temperatura era de 1 grado pero no había una sensación térmica de mucho frío.

Castillo de Midhope (Lallybroch en Outlander)

De aquí partimos hacia el castillo de Midhope, más conocido como Lallybroch por la serie Outlander. Está situado a las afueras de Edimburgo aunque para llegar hay que hacerlo por una carretera estrecha que parece que no va a ninguna parte. Dejamos el coche a unos doscientos metros de la entrada e hicimos andando el camino que hizo Claire y Jaime, los protagonistas de la serie, cuando llegan por primera vez a Lallybroch. El castillo está abandonado pero está igual que aparece en la serie, hay una casa al lado derecho, de corte más moderno y un arroyo de aguas cristalinas que hay que cruzar justo antes de llegar.

Después de disfrutar de los paisajes del castillo de Midhope, pusimos rumbo a Edimburgo para coger el hotel y dar una vuelta por la ciudad. El hotel, Balmore Guest Hotel, no podía estar mejor situado. La pregunté a la chica que nos atendió qué donde podíamos coger el autobús para ir al centro y nos dijo que estábamos a cinco minutos de él andando, y no exageraba. El hotel super acogedor, con la calefacción bien calentita, se apetecía pues en esos momentos nevaba en Edimburgo, aparcamiento reservado en la puerta y un desayuno continental incluido de campeonato. Dejamos el equipaje y bien arropado nos fuimos a dar una vuelta por la ciudad aunque lo que se apetecía era ir de pub en pub. Edimburgo es una ciudad muy bonita, nos gustó mucho la calle de la Rosa, en el casco antiguo. Hay un bar que se llama Standing Order que es muy recomendable, un antiguo edificio que fue un banco y que ponen cerveza a buen precio para lo que se estila por allí.

Filled Under : Viajes

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*